Psicólogos y psiquiatras tras la rejas: ¿una disciplina en crisis?

El mundo parece estar al revés en estos días. Las secciones de crónica roja están atestadas de noticias incomprensibles y hasta espeluznantes, en las que resaltan dos que involucran a profesionales  de la psicología y de la psiquiatría. Una noticia en Argentina y otra en Venezuela ponen en tela de juicio la confiabilidad que se puede tener en los profesionales de la salud mental.

En el caso argentino se trata de Jorge Corsi, un psicólogo de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Barcelona, acusado de organizar, junto con otras tres personas más, unas banda de pedofilia que se encargaba de reclutar jóvenes, seducirlos y filmarlos en escenas de sexo explícito. Eso que ya es suficientemente escandaloso, alcanza niveles de aún más candentes cuando sabemos que este profesional de la psicología es conocido, sobre todo, por su  obra acerca del maltrato y sus consecuencias.

En Venezuela el caso ya lo hemos mencionado, es el de Edmundo Chirinos, conocido psiquiatra del país, quien se vio involucrado en la muerte de la joven Roxana Vargas hace unas semanas. Sangre en el consultorio, fotografía y otras pruebas en alguna de sus propiedades dieron la pista a los investigadores para acusarlo de asesinato en primer grado. Aún no se saben más detalles del asunto pero, como ya dije en otra oportunidad, en este caso uno no sabe qué es más escandaloso, si la tragedia de la víctima de su lucha contra (y/o a favor, dependiendo de su circunstancia) la anorexia y la bulimia o su muerte producto de traumatismos craneales.

Seguir leyendo...