La desilusión de Amelia y sus lecciones

Amelia se ha molestado. Es más, se ha indignado, comparte las razones de su indignación y pide respeto. Y lo hace por algo que a todos probablemente nos ha pasado en este mundo a veces salvaje, de la blogosfera: los comentarios obscenos e insultantes. Elegante como es ella, no nos muestras el objeto textual que motiva su estupor, pero es que ni siquiera hace falta, ¿verdad?

El primer párrafo de su post Una gran desilusión, es contundente:

Hoy he llevado una gran desilusión, mis queridos blogueros. Yo soy una anciana con otras costumbres muy distintas a esos personajes que están escribiendo en mi blog. Si ellos quieren hablar de esas groserías y esas cosas que yo no estoy acostumbrada a ellas, que escriban un blog, pero no en el mío. ¿Por qué ellos se van a apoderar de mi blog?. Pues yo no quiero, no quiero a ninguno de eses que tienen esas discusiones tan feas, y esas discusiones tan desagradables.

Releo sus palabras y es que me encanta la manera en la que se recoge allí su manera de expresarse, de hablar, de hecho es como si la estuviéramos escuchando y es maravilloso (vaya con esto mi felicitación al nieto que tanto la ayuda).

Seguir leyendo...