¿Harto(a) de tu blog? No lo borres, por favor

Leyendo el artículo ¿Qué hace más daño a la blogosfera un blog borrado o un blog abandonado?, en el blog de la Unión de Bloggers Hispanos pienso que he tenido razón en manejar Ciberescrituras como lo he hecho.

A veces pensamos que nadie nos lee y que da igual si seguimos o no pero la verdad es que cualquier blog, por más light o superficial que parezca, es leído y citado y cuando de repente ese espacio que linkeamos en nuestros blogs ya no está, se genera o puede generarse algún que otro equívoco muy incómodo.

La recomendación acá es a no eliminar el blog, aunque eliminemos su contenido (a lo cual tampoco le veo mucho sentido). ¿Qué ocurre? Si tenemos un blog en blogger, por ejemplo, y lo borramos porque decimos un día ¡ya me fastidié!, la dirección queda libre y cualquier la puede tomar para hacer con ella lo que le plazca y a veces con no muy buenas intensiones.

WordPress se cuida y el dominio queda clausurado pero la cosa tiende a agravarse cuando tenemos un dominio propio porque allí, si no renuevas justo a tiempo, lo puede agarrar otro y venderlo, ganándose tus lectores y referencias.

El otro eslabón del asunto tiene que ver con aquellas personas que nos enlazan en sus blogs, al eliminarlo no eliminamos su hiperlink pero si corremos el riesgo de que éstos remitan a espacios vacíos (links rotos) o, peor, a contenidos de dudosa calidad que, a la larga, lo que van a hacer es deteriorar nuestra imagen. Sí, es un asunto de imagen pero sobre todo de ética. La invisibilidad es una quimera una vez que entras al ciberespacio. Ya no estás solo, aunque creas que si. Ya no eres autónomo, aunque creas que si. ¿Horror? No sé, exigencia de madurez, más bien.

Seguir leyendo...

No por mucho postear, se es mejor bloguer (o bloger o blogger)

Esta reflexión me viene de maravilla después de todos estos días sintiéndome con tantas dudas y eventuales desganos con esto de escribir en el blog a diario. Es un fenómeno muy raro, o más bien, una experiencia muy rara ésta; tras casi nueve meses manteniendo Ciberescrituras, cuando finalmente logro poder escribir todos, o casi todos los días, de repente hay momentos en los cuales no sé ni siquiera qué decir. ¿Saturación? ¿Desgano? ¿Cansancio? Más lo primero que lo último, y las eternas preguntas: ¿para quién y por qué escribo?
Debo confesar algo antes de ir al post que me hace escribir esta entrada. Y es que se trata de algo que agrega un elemento experiencial a esto de bloguear: desde el mes de mayo activé el contador de visitas en el site, dos, de hecho: google analytics y webstats4u y a veces no sé si es una bendición o una maldición (no son palabras que use a diario, pero ya me entienden) haberlo hecho, por el comportamiento recurrente que provocan de ir siempre a ver los numeritos. Cada día espero que visite más gente la página pero eso es algo que también me he estado cuestionando y digo, como si comenzara una dieta: hoy no lo voy a ver… pero, mentira, caigo en la tentación.
Pero a lo que iba desde el principio, el post de Eric Kintz de HP titulado Why Blog Post Frequency Does Not Matter Anymore (Por qué el posteo frecuente ya no importa) resulta de esos que me hacen exclamar: “No soy yo sola, !qué bien!”. Y es que justo él comienza preguntándose si el postear frecuentemente, varias veces al día, nos hace ser mejores bloggers y la respuesta para él está clara: No.
Diego Rottman en su interesante blog, Malas Palabras, tuvo la amabilidad de traducir y comentar el texto de Kintz. Aquí su decálogo:

1- El tráfico se genera por participar en la comunidad, no por publicar diariamente

2- De todos modos, el tráfico es irrelevante para el éxito de su blog: “…Seducir a la audiencia con la que se desea establecer una relación es una estrategia más astuta que publicar frecuentemente.”

3- Los lectores fieles visitando el blog todos los días es tan Web 1.0: Son fieles porque están suscriptos al blog, no porque lo visitan todos los días.

4- Publicar frecuentemente impacta negativamente en la lealtad de los lectores: Los lectores se ven saturados por los blogs que publican demasiado y que, en consecuencia, les exigen demasiado tiempo.

5- La publicación frecuente hace que los ejecutivos top y los referentes del pensamiento se mantengan fuera de la blogósfera: debido al poco tiempo que tendrían para dedicarle a una actividad tan demandante.

6- La publicación frecuente genera un contenido de pobre calidad: Son muy pocos los que se pueden dar el lujo de publicar textos realmente significativos diariamente.

7- Publicar frecuentemente hiere la credibilidad de la blogósfera: Kintz alude a los posts que son reproducidos una y otra vez (ante la presión de publicar algo cada día) sin la necesaria verificación de los datos, generando un efecto bola de nieve muchas veces inexacto.

8- La publicación frecuente terminará delegando los blogs corporativos en las agencias de relaciones publicas: ya que las compañías se verán abrumadas por las exigencias de contenido, diluyendo así el verdadero valor de la blogósfera.

9- La exigencia de publicar frecuentemente contribuye al basurero de blogs: de acuerdo con Technorati, solamente el 55% de los blogs sigue publicando después del tercer mes existencia. La presión por publicar a diario ciertamente contribuye a que esa gente abandone sus blogs.

10- Amo demasiado a mi familia: Kintz recomienda visitar Bloguers Anónimos a aquellos que insisten en publicar diariamente en sus blogs.

¿Qé puedo agregar a todo esto? Que estoy totalmente de acuerdo. La tentación, el impulso, el deseo de escribir todos los días es muy grande. Ciberescrituras es, para mi, una suerte de refugio, un espacio de experimentación sin el cual la vida cotidiana no tendría la misma calidad. Sería, sin lugar a dudas, de otra manera pero a mi misma me sorprende como, cada vez que me preguntan qué hago, la referencia al blog es una de las primeras que aparece. No quiero, sin embargo, que se convierta en un peso y allí es donde las cada vez más interesantes participaciones de los lectores me ratifican que vale la pena mantenerlo y que tener muchos numeritos en el contador no necesariamente te brinda las mejores satisfacciones. de hecho, me ocurrió la semana pasada que en uno de mis días de menos lecturas, recibí la mayor cantidad de entradas.

La foto la tomé de este blog… genial, ¿qué más podía pedir?

Seguir leyendo...

Desde el Taller de Redacción para Internet con Jose Luis Orihuela

Dándole continuidad al 2.o Congreso de Periodismo Digital, Maracay 2005 hemos comenzado el Taller de Redacción para Internet con el Profesor José Luis Orihuela. Aprovechando la realización de este ejercicio decidimos crear este blog para publicar algunas reflexiones, artículos, trabajos de investigación sobre el tema de narrativa y cibercultura.

Seguir leyendo...