Política (editorial) y honestidad periodística

Me he pensado mucho si publicar esto o no, pero creo que debo hacerlo al margen (o más bien a causa) de las resonancias personales que este evento ha tenido en mi. Se trata de un equívoco informativo que rondó el mundo cultural y periodístico desde la semana pasada y que afectaba negativamente la imagen de la gestión que mi compañero, Carlos Noguera, lleva adelante como Presidente de la principal editorial del Estado, Monte Avila Editores.

Probablemente en otras circunstancias ni squiera lo mencionaría pero es que en este caso la persona que se encontraba en el lado acusatorio es alguien a quien, por razones personales e intelectuales, aprecio de manera especial: Teodoro Petkoff.

El equívoco: primer editorial en Tal Cual
En el editorial del Diario Tal Cual del 3 de abril de 2008 Simón Boccanegra denunciaba que Monte Ávila vetaba a Rafael Cadenas y lo decía en los siguientes términos:

Monte Ávila veta a Rafael Cadenas
SIMÓN BOCCANEGRA – TalCual

Me cuenta un profesor de la Escuela de Letras de la UCV que está dando un curso sobre Rafael Cadenas y tiene serios problemas con la bibliografía para los estudiantes, pues la antología de su poesía no se consigue por ningún lado, ni en los pasillos de la universidad, ni en otras librerías, ni en “ferias del libro”, ni en los tarantines del Capitolio o las Fuerzas Armadas.Tampoco en la propia librería de Monte Ávila, que tan bien funcionaba, porque el iluminado Farruco Sesto la voló del mapa.

Muchachos, no pierdan más su tiempo y vayan a sacar fotocopias a la biblioteca. Pero, ¿cuál será la causa del eclipse de esta obra tan necesaria? El asunto es sencillo: el libro fue publicado en 1991 y no ha sido reeditado. ¿Cómo es posible, se pregunta este minicronista, que la editorial del Estado, al más puro estilo del “canal de todos los venezolanos”, no reedite la poesía de Cadenas, cuando hay un consenso, generalizado entre los lectores de cualquier bando político, de que se trata de uno de nuestros más importantes escritores y pensadores? Ya el avisado lector habrá adivinado: la poesía de Cadenas no se publica porque él no es chavista y ha firmado numerosos documentos que cuestionan el autoritarismo galopante de este gobierno.Y obviamente no se trata de un caso aislado. El veto se extiende a todos los autores que se encuentran en la misma situación. Conclusión: Monte Ávila sólo publica autores chavistas (sin que importe mucho su calidad), o antichavistas solapados que se cuelan entre las rendijas de la intolerancia política.Ya sabemos de las extravagantes concepciones sobre la cultura del “poeta” Farruco y del espíritu inquisidor que le ha llevado a hacer razzias entre el personal “sospechoso” de tantas instituciones que han tardado décadas en consolidarse para finalmente desmantelarlas. Pero, ¿quién hubiera imaginado esta vergonzosa conducta de Carlos Noguera, el director de la editorial? (el resaltado es mío. JB) Sin embargo, queda un consuelo: la obra de Cadenas puede encontrarse en libros de prestigiosas editoriales extranjeras como el Fondo de Cultura Económica, de México, o la colección Visor, de España, que sí se interesan en la buena literatura

Seguir leyendo...

Cerrada la librería de Monte Ávila Editores

 

Esta es la noticia “mala”, la que nunca habría querido publicar y la que escribo después de dudarlo mucho pero ya que está in crescendo en la blogosfera venezolana no puedo dejar de decir algo: desde el día 8 de mayo la Librería de Monte Ávila Editores en el Complejo Cultural Teresa Carreño en Caracas, dejó de existir bajo ese nombre.

En cierto sentido no me toma de sorpresa porque supe la noticia al día siguiente de que se tomara la decisión y lo que sentí fue mucha impotencia porque no se haya podido hacer algo distinto. Se sabía que venía pero tenía la esperanza de que la editorial pudiera conservar su hermoso espacio para la venta directa de sus libros. Después de que la distribución de los libros pasó a manos de la aún naciente y lenta Distribuidora Nacional del Libro parecía cada vez más difícil acceder a los libros de la que siempre será la primera editorial venezolana.

Pero esta noticia merece ser publicada por partes para que se pueda comprender las razones por las cuales se da el cambio.

Voy a comenzar por hacer lo que la mayoría ha hecho, que es reproducir la carta de Ángel García, quien, quizás por razones obvias, no me la envió a mi, pero la tomo tanto del blog de Juan Carlos Chirinos como del de Dakmar Hernández . También agradezco el mensaje durante el fin de semana de Oswaldo Alfili quien preocupado me notificó. La librería como espacio no muere, pero de eso hablaré después de la carta

Va la carta:

Estimados clientes y amigos,

El 30 de noviembre de 1993 abrió sus puertas la Librería Monte Ávila Editores a los lectores de esta ciudad. Con los años y con mucho esfuerzo, la librería no sólo se convirtió en el lugar de encuentro de escritores, artistas, profesores, estudiantes y lectores en general, sino que irradió su encanto más allá de las fronteras de la ciudad y del país. La librería del Teresa fue desde sus inicios, una clara referencia de librería cultural, donde tuvimos la suerte y la dicha de ofrecer todo el catálogo de la casa, nuestra querida Monte Ávila, además de todos los fondos editoriales que pudimos adquirir para nutrir una buena oferta bibliográfica, creyendo siempre en la bibliodiversidad. El martes 8 de mayo del presente, a las 7:20 p.m., la librería cerró sus puertas. Nos embarga la tristeza lógica de dejar atrás el esfuerzo de casi catorce años pero nos sentimos contentos y complacidos de haber entregado lo mejor de nosotros y haber logrado hacernos presente en el mapa personal de librerías de cada uno de ustedes y en la memoria de esta ciudad.Vivimos momentos de esplendor y también tiempos de incertidumbre. Junto a un nutrido grupo de compañeros y amigos que formaron parte del personal de la librería en sus diferentes momentos, tuve la suerte de estar antes y después del cierre de sus puertas. Junto a Katyna y el equipo inicial, vivimos emocionantes tiempos de apresuramientos para la apertura. Hoy, junto a mis compañeros, Katiuska, Amelis, Iraida, Yudely, Carolina, Alexander, Rita, Fabiola y Yanelys, hemos vivido momentos de profunda tristeza pero nos sentimos orgullosos por el trabajo realizado. Son muchos los nombres que deberíamos mencionar y más las historias que se tejieron dentro y alrededor de la librería, sin embargo, no es tiempo de contar historias, ya tendremos ocasión para hacerlo. Por lo pronto, deseo hacerles llegar nuestro más profundo agradecimiento por habernos apoyado todos estos años y haber sido ustedes los más importantes actores de esta obra. Hasta pronto. Ángel R. García – Librero

Ángel y yo nos conocemos desde chamos, prácticamente. Él, hijo de librero, yo asídua visitante de la librería lectura. Ambos nos formamos rodeados de libros y amándolos y en los últimos años hemos coincidido en eventos, conversaciones y estábamos en contacto cotidiano como libreros. Hablamos cuando Carlos (Noguera) asumió la presidencia de Monte Ávila. La labor desde entonces fue eficiente y coordinada recuperándose el espacio y dándole un nuevo empuje que fue notorio para todos. Desde aquí y, a nombre personal, se lo agradezco y sé que nos quedarán muchas aventuras y espacios en los cuales compartir.

A mi también me duele la librería y aunque sea un cambio “simbólico”. Es la misma sensación acrecentada de cuando cambiaron el logo para ponerle el del ministerio: confusión, tristeza, nostalgia. La librería deja de llamarse Librería de Monte Ávila Editores para pasar a formar parte de la red de Librerías del Sur. Permanecerá abierta y ofrecerá los libros de Monte Ávila como siempre, también se seguirán haciendo allí las presentaciones de los libros de la editorial. ¿No será lo mismo? Probablemente. Sin embargo, no quiero ser tan pesimista como Juan Carlos. No puedo apostar al cierre de la editorial sino a su fortalecimiento y por eso quisiera desentrañar algunas de las razones dentro de las cuales se inscribe esta decisión.

Eso, en lo racional, porque en lo emocional, estoy triste.

 

Seguir leyendo...